No hay vacantes!

Rezo a Dios

Posted on: septiembre 18, 2008

Todos estamos condenados a muerte. No podemos jactarnos ser inmortales o eternos. Nuestro bajo vientre es el motivo por el cual nunca podremos ser dioses. Nunca veremos a nuestros nietos jugar con sus nietos. Nuestra mayor misera es nuestra más grande fortaleza: la muerte.

Fue la fortaleza de Matías al momento de ser levantado por los sicarios. No le temía a la muerte porque hizo todo lo que tenía que hacer en esta vida y no podía hacer más por ella; es más: exigía morir porque ninguna fuerza sobrenatural iba a decidir el fin de su existencia.

Fue levantado e inmediatamente surgieron los insultos y amenazas. No era necesaria tanta rudeza, sabía Matías que iba a morir. Lo que temía era como.

Fue llevado vendado de los ojos a una casa de seguridad e inmediatamente amarrado de pies y manos. Sus captores no volvieron a dirigirle la palabra.

Inició el ritual de la tortura: lo desnudaron y con una sierra eléctrica, cortaron sus testículos y lo obligaron, con el insoportable dolor, a masticarlos. Después siguieron con sus manos, que fueron cortadas con la misma sierra eléctrica para después darlas como alimento a los dobermans de la casa de seguridad. Le quitaron la venda y con un dolor insoportable, con un picahielo atravesaron la órbitas para no ver nunca más.

Matías no podía pensar con tanto dolor y por primera vez en su vida, rogó al Creador que terminara su tortura y diera fin a su vida. Al fín, una frase se escuchó para terminar su suplicio: “Ya denle un balazo, no era al que buscamos y se equivocaron, bola de pendejos”.

Ya solo escuchó el click de un arma. Por fin llegó su hora de grandeza.

Agradeció a Dios pensando: “Ahí te voy”.

Anuncios

4 comentarios to "Rezo a Dios"

Trinche tiburs, siempre retratando de forma cruda (como es) la realidad de un poder judicial ineficiente. Vaya, la columna es más que eso, casi es una experiencia.

Matías debió pensar en vengarse como fantasma… eso hubiera hecho yo.

Mis pastillas por favor…mis pastillas, que no se qué hacer con las nauseas que me dieron con el escrito que nos regalas…

caray tibur, me dejaste de una pieza. no quiero imaginarme como sera eso en la realidad con tanta y tanta gente que sufre esas vejaciones todos los dias.
me voy a dar un respiro hasta que se me desenchine la piel.
abrazos

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


  • Yamir De Jesús: Si fuera veras y bien documentado dicho libro y no mitos que muchos mexicanos se tragan te apoyaria
  • exram: Y es que desvian la critica al sistema que con tal de la ganancia no le preocupa el medio ambiente, al ser humano que no le preocupa el medio ambiente
  • eoz: Ya siento que te quiero!!
A %d blogueros les gusta esto: