No hay vacantes!

México corrupto.

Posted on: septiembre 26, 2008

El pasado 22 de septiembre, Transparencia Internacional emitió el reporte sobre corrupción en los países del mundo; para variar y no perder la costumbre, México apenas pudo superar en una décima la posición del año anterior; es decir, ahora sacó 3.6 de calificación (de un rango de 0 a 10) Junto con México aparecen Bulgaria, Trinidad y Tobago y Perú. El peor momento para México fue en 2006 cuando cayó al 3.3, por debajo incluso de Jamaica que alcanzó ese año el 3.7. Desde entonces Chile ya se veía inalcanzable con su 7.3. Por último, esta calificación ubica al país en el lugar 72 de 180 en la escala mundial y 14 de 32 en el contexto regional.

En el porcentaje de la población a la que se le pidió el pago de un soborno México ocupa el tercer lugar en el continente con un 13.7% superado por Bolivia y Ecuador, en la parte inferior el país con menos sobornos solicitados es EEUU con 0.3%.

Del 100% de los entrevistados que contestaron con un sí a la pregunta de si se les pidió el pago de un soborno, 22.8% contestaron que la petición vino de la policía, 13.7 de empleados públicos, 24% de parte de funcionarios del gobierno local, 13.4% de sus propios compañeros o superiores en el trabajo, 25% de parte de alguien que trabaja en Tribunales, 13.7 de parte de servicios de salud pública y 12.7 de sistemas de escuelas públicas.

El 37.1% de los mexicanos encuestados afirmó haber pagado un soborno en el último año, por lo menos, sólo los Haitianos superan a México con uno de cada dos.

Bonito panorama, el nuestro.

Pero vamos por partes:

Casi todas las notas que aparecieron en los diarios y noticieros hicieron referencia a lo que se menciona en el párrafo precedente pero no destacaron que la medición de Transparencia Internacional para 2008 (la séptima que realiza la organización) se centró en el tema del agua y la corrupción de los gobiernos en torno a ella. A título indicativo, las mediciones de 2007 se centraron en torno a la corrupción en los sistemas judiciales en donde México ya había obtenido 3.6 de calificación. En este sentido, el Informe Global de Corrupción documenta de manera convincente cómo la corrupción impide la autodeterminación democrática y frustra la aplicación de la justicia. Aporta pruebas concluyentes de que la corrupción compromete la libertad, la prosperidad y el empoderamiento de las personas. Aterrizando esto en el rubro del agua la corrupción “significa poder ilimitado. Otorga a los poderosos los medios para incumplir y soslayar las normas que se fijan las propias comunidades. Esto hace que en el sector del agua sea la corrupción sea particularmente perniciosa pues permite que los poderosos desobedezcan las regulaciones que preservan el hábitat y los ecosistemas, que saqueen y contaminen las fuentes de agua de las que dependen regiones enteras, y que roben el dinero destinado a llevar agua a los pobres. La corrupción deja a los pequeños agricultores fuera de los sistemas de riego, desplaza comunidades con total impunidad durante la construcción de represas y desacata acuerdos cuidadosamente elaborados de uso compartido del agua a través de las fronteras”

Transparencia Internacional ha dividido el informe en rubros y ya desde su proemio aparece México; “al 20 por ciento de los agricultores más grandes se les adjudica más del 70 por ciento de los subsidios para riego. Además, la corrupción en el riego agrava la inseguridad alimentaria y la pobreza… en países como la India o México, como resultado de una regulación deficiente, los grandes usuarios pueden extraer agua subterránea impunemente, con lo que privan a los minifundistas de recursos esenciales para su sustento”.

Las conclusiones de Transparencia Internacional.

-La gobernabilidad del agua se extiende a otras instituciones.

-En la mayoría de los países, se considera que la gestión del agua es un tema fundamentalmente Técnico.

-El agua involucra grandes flujos de dinero público.

-La inversión privada en el sector del agua está creciendo en aquellos países en los que se sabe que existen elevados riesgos de corrupción.

-Los proveedores informales en general vulnerables a la corrupción, siguen desempeñandoun papel clave en la provisión de agua a los sectores pobres

-La corrupción en el sector del agua afecta más a los que tienen menos voz en el ámbito político

-El agua escasea cada vez más.

Las lecciones a aprender:

-Lección 1. Más vale prevenir la corrupción en el sector del agua, ya que erradicarla después es difícil y caro.

-Lección 2. Hay que comprender el contexto local, o de lo contrario las reformas fracasarán.

-Lección 3. Erradicar la corrupción no debe estar en pugna con las necesidades de los pobres.

-Lección 4. Es necesario ejercer presión “desde arriba” y “desde abajo”.

Las recomendaciones.

Recomendación 1. Ampliar y perfeccionar el diagnóstico de la corrupción en el sector del agua.

Recomendación 2. Fortalecer el control regulador de la gestión y la utilización del agua.

Recomendación 3. Garantizar la competencia leal y una implementación de los contratos de agua capaz de rendir cuentas.

Recomendación 4. Adoptar e implementar la transparencia y la participación como principios rectores de la gobernabilidad del sector.

Primero, definamos la corrupción en el mismo contexto que lo hace Transparencia Internacional; es decir, corrupción es “el uso del poder encomendado para beneficio propio” por lo general, existen tres tipos de interacciones corruptas en el sector del agua, que son:

Entre funcionarios públicos. En estos casos, se puede tratar de prácticas corruptas en la asignación de recursos, como por ejemplo, la desviación de fondos destinados a una red de suministro de agua para pagar las mejoras de una carretera cercana a la vivienda de un político. Asimismo, se puede tratar del uso de sobornos para influenciar la administración de personal del sector público, como por ejemplo los pagos a funcionarios para obtener traslados a puestos más rentables y los nombramientos en puestos estratégicos. Cuanto mayor sea el sueldo del puesto, más alto será el soborno que deberá pagarse para obtenerlo.

Entre funcionarios públicos y actores privados. Este tipo de intercambios corruptos abarca formas de soborno y fraude relacionadas con la concesión de licencias, con las compras y adquisiciones, y con la construcción de obra pública. La connivencia o manipulación fraudulenta de las licitaciones es una práctica habitual tanto en los países en desarrollo comoen los desarrollados y en ambos casos participan actores nacionales e internacionales13.

Entre funcionarios públicos y usuarios/ciudadanos/consumidores. Estas prácticas, conocidas como corrupción menor o administrativa, permiten que hogares pobres y no tan pobres, agricultores y otros usuarios, obtengan agua más rápido o a menor precio.

El impacto de la corrupción puede medirse en términos financieros, económicos, ambientales y sociopolíticos, y llegar a abarcar incluso cuestiones de seguridad. Resulta difícil establecer el costo económico exacto de la corrupción. Las estimaciones apuntan a que en el mejor de los casos se desvía un 10 por ciento de los recursos anuales del sector debido a prácticas corruptas, y en el peor de los casos esta cifra alcanzaría 30 por ciento. Si es correcto que cada año se requieren 11 300 millones de dólares adicionales para cumplir con los Objetivos de Desarrollo del Milenio en materia de agua y saneamiento, una merma del 30 por ciento de los fondos significaría que la corrupción puede llegar a aumentar los costos de esta importante iniciativa de desarrollo en más de 48 000 millones de dólares en la próxima década.

En muchas partes del mundo, las posibilidades de abastecimiento de agua no pueden hacer frente a la demanda, y se espera que en el futuro próximo esta brecha aumente drásticamente, la competencia por el agua se está recrudeciendo en todas partes –leemos en el cuerpo del informe y nuevamente el nombre de México – … En Yemen, partes de la India y en el norte de China las capas freáticas están descendiendo más de un metro por año. En México, la extracción de la cuarta parte de todos los acuíferos supera los niveles sostenibles. La corrupción en la gestión de los recursos hídricos está íntimamente vinculada a un amplio conjunto de prácticas antiéticas así como a la existencia de fallas de gobernabilidad.

Tipos de corrupción.

La corrupción relacionada con la distribución y el uso compartido del agua.

La corrupción relacionada con la contaminación del agua.

La corrupción relacionada con las obras públicas y la gestión.

Con los siguientes efectos:

Impactos en la eficiencia económica.

Impactos en la equidad social, la cohesión y la reducción de la pobreza

Impactos en la sostenibilidad ambiental y la salud.

El estudio ofrece un panorama de las causas que permiten la corrupción en la gestión de los recursos hidráulicos (GRH como lo denomina Transparencia Internacional) En primer lugar, hay actores que no pueden comunicar su demanda de rendición de cuentas, la Gestión de Recursos Hidráulicos es extremadamente compleja, escasea la investigación sistemática sobre la corrupción en este sector, Falta de experiencia y capacidad real de los gobiernos con marcos regulatorios débiles o inexistentes para enfrentar los retos técnicos inherentes a proporcionar agua para todos y la carencia total de ética por parte de empresas privadas que sí cuentan con la logística y experiencia para resolver estas dificultades.

El informe revisa y presenta ejemplos emblemáticos de países como India, China, Pakistán, Lesotho, España; en donde la corrupción afecta de forma particular a cada uno de los pueblos de dichas naciones y los costos que han tenido que pagar por su causa.

El Informe México.

Transparencia Internacional destaca varios hechos sucedidos en 2006 como marco de referencia para el caso mexicano; primeramente, destaca la serie de cambios jurídicos institucionales por la cual la Secretaría de la Función Pública resalta la creación de indicadores de transparencia y rendición de cuentas en todos los proceso de la administración pública mexicana así como una legislación más severa para imponer sanciones a los servidores públicos que atenten contra el interés común. Resalta la enmienda al 73 Constitucional para que todos los niveles de gobierno estandaricen sus sistemas para garantizar el derecho al acceso a la información pública. Las elecciones de 2006 y su complicado veredicto final que causó lo que ya es por todos conocidos es retomada por Transparencia Internacional como el ejemplo de cómo han crecido las instituciones que fomentan el derecho al acceso a la información y cómo este crecimiento obliga a replantear veredictos y resoluciones.

Con este marco referencial, Transparencia Internacional analiza el caso de la corrupción en el agua en México y primeramente señala que los escándalos no son tan grandes como en otros países, que el principal problema a resolver es el pago por los servicios de agua de deudores morosos así como los delitos ambientales por la falta de aplicación de la Ley de Aguas Nacionales. Que en cuestión de sistematización y transparencia en metodología de registro de usuarios y cobros, se cuenta en la Comisión Nacional del Agua con una base de datos que es extremadamente funcional y práctica que puede ser consultada por internet la cual representa un importante avance en el campo del acceso a la información en materia de provisión y pago del servicio de agua, y se espera que juegue un papel significativo en la eliminación del otorgamiento discrecional de concesiones y permisos. Esta DB fue elogiada por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) Que en 2002, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) de México comenzó a trabajar con Transparencia Mexicana para evaluar la firma de un Pacto de Integridad para las compras públicas del Proyecto Hidroeléctrico El Cajón (750 MW). Durante el proceso de licitación, los oferentes debieron firmar una declaración de integridad unilateral, y los funcionarios de la CFE y todos los funcionarios del gobierno realizaron declaraciones similares. Se contó con la colaboración de un “testigo social”, responsable de controlar la contratación e informar los resultados a los grupos de la sociedad civil y al público en general. La oferta aceptada redujo en un 8,5 por ciento el presupuesto (es decir, en 675 millones de pesos mexicanos –64 millones de dólares–) en relación con lo que la CFE esperaba, basándose en licitaciones pasadas.

Este es el contexto completo del 7º Informe de Transparencia Internacional sobre corrupción en los países del mundo. Tras la lectura a profundidad del caso mexicano, efectivamente me uno a la percepción general sobre la calificación en cuanto a corrupción en México, y más porque este tema en particular no es desconocido. Los ejemplos más palpables los recuerdo con el drenaje profundo y la corrupción que en su momento se generó por la aceptación de dovelas que no cumplían con los requisitos técnicos mínimos para su uso final y que al final fueron abandonadas y después reutilizadas como camellones o divisores de carriles para vehículos a lo largo y ancho de la Ciudad de México. Estas piezas, unas 15,000 según mis fuentes, fueron pagadas como si en verdad se hubieran utilizado.

Otro ejemplo lo constituye el “Acuaférico”, un túnel forrado de concreto que circunda la Ciudad y que serviría para dotar de agua a Iztapalapa así como a toda la parte poniente y sur de la Ciudad que estuviera debajo de la cota de los 2,800MSMM. En la actualidad este túnel de casi 5 metros de diámetro tiene un tirante o nivel de agua de poco más de 40cms cuando se suponía que el mínimo era de 1.2m. el túnel se construyó hasta la Delegación Xochimilco pero ya no llegará a Iztapalapa, la razón: la falta de agua.

En la parte sur de la Delegación Tlalpan, los ranchos tienen acceso al agua por medio de líneas clandestinas de hasta 8” de diámetro mientras que muchos nuevos pobladores del sur de la Ciudad se tienen que abastecer por medio de pipas y a Tlalpan el chistesito le cuesta poco más de 66 millones de pesos anuales.

Pero no todo es malo, conozco el programa del Sistema de Aguas de la Ciudad de México para sustitución de medidores por aparatos con tecnología de punta que pueden ser “leidos” con un escáner sin que el operador pueda manipular o alterar las lecturas. Hace 10 años, en la Delegación Tlalpan existía un aparato burocrático compuesto por más de 10 personas para atender una solicitud de instalación de toma domiciliaria, en la actualidad sólo dos personas se requieren para completar el trámite y el pago es ante Tesorería.

Aún así, el reto es enorme y máxime cuando algo tan preciado y frágil está en juego; no por algo una botellita de agua “Bonafont” de medio litro cuesta lo mismo que un pasaje en microbús.

(*) www.proceso.com.mx/noticia.html?sec=0&nta=62460

(**) T I INFORME GLOBAL DE 2008. Corrupción en el sector del agua

http://mx.youtube.com/watch?v=acr09tED6eo

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: