No hay vacantes!

Una sociedad informada, la tercera fuerza necesaria para un periodismo ético

Posted on: septiembre 30, 2008

A menudo se concibe a un Buen profesional, como un experto con dominio técnico y capaz de conseguir un elevado rendimiento económico en su actividad1. El problema de éste tipo de concepción es que se deja de lado la calidad de lo “humano”, lo moral, lo éticamente correcto.

Me ha resultado bastante difícil en mi rol de periodista intentar mantenerme dentro de las reglas de redacción y gramática. Puesto que un proceso creativo “exitoso” depende de el tiempo de dedicación para realizarlo y cuánta experiencia tienes, pero sobre todo si se disfrutó mientras se creaba.

Es aún más complicado  escribir cuando se piensa en todas las exigencias bajo las que debes de unir este universo de palabras. La conciencia y la autocensura se vuelven las principales actores que te acompañan a la hora de escribir una noticia, una nota, o cualquier pensamiento que tenga el fin de informar a la comunidad.

Si bien mi experiencia como periodista no es amplia, mi profesión me sigue a todos lados. Siempre estoy a la espera de la verdad, mi instinto periodístico a flor de piel y esos comentarios internos, que se hacen cuando se está tras una noticia, son mis virtuales acompañantes. Así mismo, leo las noticias y me convierto en parte de la audiencia, interpreto y reflexiono acerca de qué pensó el periodista y si la noticia cumple con los requisitos que durante todos éstos años he estado aprendiendo, entre ellos la ética.

Pero para que éstos procesos se realicen es necesario conocer la existencia de los parámetros.  Como periodistas estamos en la obligación de manejar todas las reglas y normas que nos ayudan a ser responsables con nuestro objeto de trabajo: la información.

La información es un factor común que se tiene entre la audiencia, la sociedad y los actores sociales. Es acá donde todos, sin importar profesión, debemos tomar conciencia de la importancia que tiene la forma de como se recibe y cómo se produce. Y una de las maneras de medir si la información se está administrando bien es mediante la ética y los códigos de ética.

Es entonces dónde la Ética juega un papel principal, puesto que según los comunicadores y periodistas de amplia experiencia, María Teresa Herran y Javier Restrepo,  “un periodista por el hecho de serlo tiene más la obligación, de la que corresponde a un ciudadano, a buscar la verdad. A no fallarle a la ciudadanía y que la audiencia sean jueces de la profesión.” Es decir para ser un buen periodista se debe de estar muy consciente y equilibrar todas esas regulaciones aprendidas, entre ellas la ética; pero que también la audiencia sepa de las regulaciones que los periodistas deben de tomar a la hora de escribir para así saber qué exigir cuando se consuma una noticia o información mediática.

Pero es conveniente clarificar dos conceptos, a fin de que todos sepamos de lo que se está escribiendo: Ética periodística y Códigos de Ética. Según Luis Ramiro Beltran Salomón, considerado como el pionero de la Escuela Latinoamericana de Comunicación, en su articulo de Sala de Prensa del mes de febrero de 2004 “Por ética periodística puede entenderse, en particular, la manera moral de ser y de hacer del periodista regida por su profunda identificación con principios y normas de adhesión a la verdad, a la equidad, al respeto por la dignidad y por la intimidad de las personas, al ejercicio de la responsabilidad social y a la búsqueda del bien común2”

De esta forma también se puede definir por código de ética como conjunto de artículos que rigen el periodismo y buscan crear una conciencia moral colectiva en la profesión y establecen normas y obligaciones que guiarán al periodista y el compromiso con la audiencia tan importante que se adquiere al optar por esta profesión como lo es defender la verdad en la información .

Algo similar, se expresa en el Código de Ética de El Salvador: “Los cambios operados continuamente en nuestra sociedad salvadoreña demandan un periodismo cada vez más comprometido con los intereses de la población a la que sirve la prensa”3.  Pero es igual de importante que la misma audiencia, conozca al menos la existencia de pautas éticas que rigen la profesión del periodismo ya sea mediante la promoción de el código deontologico o por publicaciones que se hagan en los medios.

Lo que nos trae a el ideal necesario , según Hugo Aznar en su libro Comunicación Responsable “Los códigos construyen así una fuente de información ética no solo para el profesional sino también para el publico”. Según lo escrito Aznar, nos explica que si una audiencia conoce mejor los deberes y limitaciones de un buen periodista sabrá que exigir en una nota periodística y está en la posición de reclamar si esto no se le da, tal como lo habíamos planteado en los párrafos anteriores.

Un grupo de individuos bien informados formará una sociedad consciente de las responsabilidades periodísticas y esto propicia un clima favorable para la democracia que ocupa de canal la constante búsqueda de la verdad, que es acercada a la sociedad mediante nosotros, los periodistas.

Podría ser que el pensar en una sociedad verdaderamente democrática mediante el uso generalizado de la ética periodística puede sonar idealista, pero es de tomar en cuenta que entre más exigencia se ponga a la hora de consumir un periódico o noticiero, estos podrán sentir en peligro sus entradas económicas al comenzar a perder audiencia, situación que no es favorable a la hora de vender sus pautas publicitarias y por lo tanto comenzarán a exigirse también una verdadera verdad, objetividad y cumplir con  una serie de autorregulaciones que hacen que la noticia sea más humana y en beneficio común.

Aznar también plantea que “si los profesionales han de enfrentarse individualmente a estos poderes, poco pueden hacer”. Considero que el apoyo y escrutinio social constante, es esta una forma en la que los periodistas podemos conseguir un acercamiento más estrecho a un periodismo responsable y constructor de sociedad. 

He escuchado muchas veces como nos escudamos y nos sentimos con las manos atadas ante la necesidad de tener un trabajo y cumplir con las exigencias del medio. Es entonces ésta una forma en que, como sociedad, podemos hacer presión a los medios y contribuir a un periodismo más ético, con medios de comunicación más conscientes en cómo y qué se construye en los discursos dentro de las empresas encargadas de crear mensajes.

Para que la ética y sus códigos comiencen a ser representativos dentro de una sociedad es importante que todos tomemos conciencia de la importancia de conocerlos. Y así hacerlo, como escribió Hugo Aznar, “un acervo ético”, una nueva fuente de información moral para que los conocimientos adquiridos por los periodistas se transmita de generación en generación y se convierta en conocimiento capáz de expandirse en la sociedad, dando esto pautas necesarias para mejorar como cultura y comunidad.

No es bueno subvalorar el poder de la opinión publica y como esta, con su descontento hacia la calidad de información transmitida hasta ahora en El Salvador, podría ayudar a mejorar la democracia y la calidad de periodismo que se da. Espacios de opinión pública como los que se están abriendo en estos últimos años en El Salvador, como Foro País y los programas de entrevistas y medios independientes como blogs y periódicos virtuales, están siendo detonadores importantes para que se de la madurez y concienciación que se necesita para que los periodistas y los medios de comunicación comencemos a dar esos pasos tan necesarios para un periodismo más ético y responsable. Un periodismo que construya una sociedad en base de los principios morales.

Anuncios

2 comentarios to "Una sociedad informada, la tercera fuerza necesaria para un periodismo ético"

Muy bueno mi estimada Mishita, sin lugar a dudas, es la información el poder de toda persona para formarse un criterio propio, que es sin duda la mejor herramienta en un mundo lleno de falsedades, verdades, hipocresías y pensamientos sinceros como este.

Sin lugar a dudas, la ética de una persona lo guiará (o destruirá) en una profesión tan delicada como el periodismo, pero creo que cualquiera puede aprender de este ensayo, ya que ahora casi cualquiera tiene el poder de escribir, gracias a la red.

es muy cierto lo que dices mishi pues no es lo mismo profesion que vocacion

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


  • Ninguna
  • Yamir De Jesús: Si fuera veras y bien documentado dicho libro y no mitos que muchos mexicanos se tragan te apoyaria
  • exram: Y es que desvian la critica al sistema que con tal de la ganancia no le preocupa el medio ambiente, al ser humano que no le preocupa el medio ambiente
  • eoz: Ya siento que te quiero!!
A %d blogueros les gusta esto: