No hay vacantes!

Un poco de mi

Posted on: octubre 12, 2008

El siguiente texto es un pequeño ensayo que escribí hace muy poco tiempo para una clase, donde la idea era escribir respecto al género pero entrelazándolo con sucesos de la vida, y no hay otra cosa que conozca mejor que mi vida (o al menos la sé mejor que nadie más :P) y lo que he tenido que pasar por ser distinta a las demás chicas, por no ser la “niña bien” que mamá y papá esperaban y sobre todo por amar profunda e inigualablemente a otra…MUJER!

Saludos!

En una sociedad donde la mujer vale por el hecho de ser protectora de los demás, por el ser madre de una descendencia que tal ves ella ni quiso, por el hecho de deserotizar su cuerpo, y si es que a caso lo va a usar por placer, no será placer para ella sino para otros, porque solo para eso sirve. En ese mundo una mujer que se vincula tanto afectiva como eróticamente con otra no tiene cabida, se vuelve transgresora de las normas sociales y las leyes naturales; se convierte inconcebible que una mujer pueda buscar cierto grado de hedonismo, independencia e individualización. Esa mujer que desobedece habrá entonces que segregarla y tratarla como sino existiera, ya que sino lleva a cabo las funciones destinadas para la mujer y en general para lo femenino no sirve en una sociedad regida por el sistema patriarcal que busca la satisfacción y supremacía del hombre por principio de cuentas, y entonces es catalogada no como diferente; porque hablar de diferente es decir que en ella existen rasgos y características positivas, por el contrario es encasillada como “rara” o “aberrante” y en el peor de los casos como “enferma”. La otra posibilidad es el “tratar de encaminarlas por el buen sendero” por medio de instrumentos que neutralizan su individualización; sean estos la religión, las leyes y normas o los medios de comunicación, y sino por lo menos se mantendrá la esperanza de regreso al bienestar genérico mítico[1]. Y dado que la cultura y la sociedad tienden a reducir su pensamiento genérico a femenino y masculino esta mujer se vera orillada a llevar una doble vida. Y si llega a un punto en el que esté hastiada de esa vida habrá (al menos para mi) dos opciones. La primera es a que vuelva al punto de inicio, a la sujeción, al deber ser para los demás, al ser cuidada por un alguien superior; en general a todo aquello que subordina a la mujer y a lo femenino frente a lo masculino o a los hombres. O en el mejor de los casos le valdrá madres y romperá con esquemas, tabúes y estereotipos que limiten y coarten su libertad, no solo subvirtiendo sino trastocando su realidad, deshilando así la telaraña de conductas y actitudes que en ella misma se habían interiorizado de lo que es y se espera de una mujer.

Me gustaría ser una viejecita que viste de una manera inapropiada.

Mujeres de negocios
vestidas en trajes de estilo masculino
y tratando a sus secretarias
al estilo masculino.

Mujeres universitarias
vistiendo pensamientos “masculinos“
y dependiendo de papi por las buenas notas.

Mujeres casadas
regalando sus cuerpos
y vistiendo lo que sus maridos desean.

Mujeres religiosas
cubriendo sus cuerpos pecadores
y pidiendo redención a Dios
sin saber
que Ella esta entre ellas.

Es por lo que siempre amare
la mujer gorda que se atreve a vestir
una minifalda roja
porque ama su cuerpo de mujer,

la mujer inteligente que no va a la universidad
y mantiene posesión de su ideas.

La amada que se mantiene amante
porque sabe el precio de casarse
con la bruja que va desnuda
y demanda sentirse segura.

La mujer loca que se tiñe el pelo de púrpura
porque cualquiera que no ama el color púrpura
esta loca.

Querida Diosa: Yo te suplico que me des valor
para ir desnuda a cualquier edad.
Para vestirme de rojo y púrpura,
para ser marimacho,
inapropiada,
escandalosa e incorrecta
hasta el mismísimo final.

Adrienne Rich
(1929 – Presente)


[1] Lagarde, M. Cautiverio de las mujeres: Madresposas, monjas, putas, presas y locas. Facultad de Filosofía y Letras U.N.A.M México D.F p.p 775

Anuncios

1 Response to "Un poco de mi"

Yo quiero siempre ponerme una minifalda roja, cada vez que se me antoje.
Gracias Nancy por lo que nos compartes, me hizo sentirme muy orgullosa de ser mujer y de compartir un poquito de la vida contigo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


  • Yamir De Jesús: Si fuera veras y bien documentado dicho libro y no mitos que muchos mexicanos se tragan te apoyaria
  • exram: Y es que desvian la critica al sistema que con tal de la ganancia no le preocupa el medio ambiente, al ser humano que no le preocupa el medio ambiente
  • eoz: Ya siento que te quiero!!
A %d blogueros les gusta esto: