No hay vacantes!

El efecto Hot-dog

Posted on: noviembre 6, 2008

a-la-historia

Nadie habla de él, ni en el New York Times o el Washington Post. Nadie se acuerda que todavía es presidente, George Bush –Babush II pa’ los cuates – aún manda en la Casa Blanca; pero todo el mundo, especialmente sus gobernados han preferido olvidar este pequeño detalle: Bush es y será su 43avo Presidente hasta enero de 2009.

Todo empezó con un fraude al más puro estilo gringo (si es que le hago caso a Michael More ) de allí a la paranoia y a la psicosis provocada por dos avionazos a las torres gemelas y al Pentágono; eso sin contar el otro aparato que se desplomó antes. Todo ello como parte del montaje de una tragedia mayor, como proemio a una invasión a Irak para derrocar a un tirano dictador que había amenazado con matar al padre del Babush II.

Presidente poco carismático era él símbolo del poder y del sueño americano y mientras él jugaba a las guerritas y mandaba a los soldados gringos a morir por él; en el interior de su propio país una guerra estaba librándose y él ni por enterado, ni él ni sus asesores militares. Todos ellos fueron agarrados por sorpresa y con los calzones abajo cuando hizo cuachis la crisis hipotecaria. ¡Booom! ¡Kaboom! y ¡Kaboom! En tres semanas el sistema económico de la otrora potencia globalmente influyente demostraba su influencia más oscura. ¡Pum, pum, pum! Bancos, bancos y bancos y después casas de bolsa. Todos pa’ bajo, igualito que el avión que se desplomó el martes por la noche en este Distrito Federal que lo único que ve que va para arriba son los precios de la gasolina, el gas, la electricidad y los alimentos; igualito.

Como buen estratega, rodeado de buenos estrategas, utilizó su mejor estrategia: metió la cabeza en la tierra como dicen que hace el avestruz. Se hizo tonto mientras pedía más y más dinero para mantener a sus tropas en un país en donde se ve que no podrá ganar ni a patadas. La cuenta de soldados gringos que regresan embolsados ya supera los 4 mil y sigue aumentando. Los costos de esta guerra según nationalprioritis.org es de 568 mil 825 millones de dólares –dos veces la deuda eterna, externa, de México- La crisis económica que Bush le heredará a su sucesor le ha costado o le costará, además, otros 850 mil millones más. Dinerito que tendrá que pagar el contribuyente norteamericano vía sus “taxes” pues es éste el efectivo que le inyectará a Casas de Bolsa y Bancos para apuntalar su sistema económico; este será el costo inicial de su FOBAPROA.

Hoy los gringos no quieren saber nada de Bush y tienen sus esperanzas puestas en un hombre cuyo pigmento de piel es un poco menos claro que el tradicional para ellos. Así pues, el voto para el demócrata fue el resultado de estar verdaderamente harto de tanta estupidez; fue un voto de castigo para el Babush II y su acólito Mckain.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: