No hay vacantes!

Archive for enero 2009

¿Cómo explicarte que sin ti no puedo ver el cielo azul que pinta el duende de tus sueños?

¿Como entrar a la fortaleza de tu mente para ser el héroe que esperas de mi?

Dime de qué color son tus ojos para cerrarlos y darte una caricia en tu mejilla, darte un beso y después cantarte una canción cursi.

Pudiera cantarte melodías inspiradas en mis recónditas memorias y mis anhelos perdidos, recitarte mis poemas que mis musas tienen guardadas para ti.

Si la soledad fuera mi amiga, secuestraria tus sueños para volar en tus cabellos de ensoñación.

Solo quisiera un minuto de tu vida para demostrarte cuanto te puedo querer eternamente.

Poderte decir mil y un palabras, a la vez.

No me hagas caso, pero en este momento estoy llorando y es por amor.

Te voy a dar un beso, que busque hasta el rincón más escondido de tu alma la motivación de quererte cada día mucho más.

Te voy a dar un beso cachondo, esos que nuestras lenguas jueguen a la esgrima mientras bajo mi mano hacía tus pechos para quitarte el vestido. Así que cuando te des cuenta, estaré mordiendo tus tetas que son melones para saborearse. Cuando sientas el cielo, te quitaré la pantaleta para lamber tu pubis jugoso y ahí, te daré otro beso cachondo para que gimas hasta decir basta.

Te voy a dar un beso inocente, que te recuerde cuando de niños jugábamos a los esposos, me dabas picoretes a escondidas de tus hermanitas para que no se burlaran de nosotros y nos acusaran con tus papás de que hacíamos cosas malas.

Te voy a dar un beso de tristeza, aquél que se da cuando la separación y el desamor se convierten en el pan nuestro de cada día. Un beso para que recuerdes que cuando te vas, siento que muere un pedazo de mi y que ya no regresa, a pesar de que es corta tu ausencia.

Te voy a dar un beso de esperanza, de esos que cuando me ausento de tus pensamientos, renaces día con día para darme lo mejor de ti. Ese beso que siente el cielo alegría por darte amor a raudales.

Te voy a dar un beso mustio. Aquellos besos que se dan las parejas aburridas nada más para recordar que son esposos por los siglos de los siglos.

Te voy a dar el beso para que sientas la diferencia de un aburrido hombre de negocios y un cabrón bien hecho como yo.

Te voy a dar un beso fatal, aquellos que después de separarse los labios de los amantes, se toman la cicúta porque después de tal beso, nada puede valer la pena en esta vida.

Te voy a dar un beso que tatue tu vida. Un beso para que siempre lleves mi nombre en tus labios, así para que nunca menciones mi nombre porque sería un pleonasmo absurdo y raro.

Te voy a dar un beso de bebé. Esos besos que abro la boca a todo lo que doy para abarcar mis labios a todo tu rostro, ese beso que lucha para no comerte a pesar que eres un manjar apetecible.

Te voy a dar un beso vulgar. Un beso del tipo más sucio que existe en la tierra porque eres una toda una hembra con la que quiero tener sexo hasta quedar seco. Un beso que te haga sentir que soy tu hombre y te protegeré.

Te voy a dar un beso de vida, un beso que llene tu existencia de mi alegría y de tu amor.

Te voy a dar un beso que te demuestre que soy tu amante, pero más soy tu amigo.

Te voy a dar un beso en la luna negra para mover el cielo y demostrarte a Dios que eres una Diosa con los muslos más apetitosos.

Te voy a dar un beso para olvidarme de mi tristeza y recordarle al olvido que olvidarte no puedo.

Te voy a dar un beso eterno, que recuerdes que nadie te ama como puedo adorarte.

Lo único que te exijo es que me des un beso de amor para toda la vida. Tu sabes de que hablo.

Recién terminó su primer discurso Obama y la lectura es decepcionante.

Desafortunadamente las profesías que hemos estado haciendo algunos acá y en otros espacios se van cumpliendo paso a paso.

Reproduzco un artículo que escribí en noviembre para la revista de un amigo y que al parecer el señor Obama solo me dá la razón.

“Obama: el Fénix y la Arpía.El pasado 4 de noviembre al final del día asistíamos a la conclusión de la campaña electoral estadounidense para elegir nuevo presidente. La ilusión y la esperanza se adueñaron de muchos y muchas.Obama el fabuloso fazedor de discursos que logra inspirar a millones se presenta como el nuevo rostro de la política estadounidense ante un pueblo sediento de nuevas caras pero sobre todo sediento de descanso en medio de la marabunta de consecuencias, malas todas ellas, de las decisiones de 8 años de bushiato. Muchos ven en la elección de un primer presidente negro en los Estados Unidos el renacer del espíritu libertario y revolucionario fundador de los Estados Unidos, una especie de Ave Fénix que renace de las cenizas de un prestigio y una confianza en el liderazgo estadounidense hecho trizas tras treinta años de neoliberalismo nacido con el famoso “consenso de Washington” y tras siete años de “guerra contra el terrorismo”.

Yo veo otra cosa en esa elección.

Lo que veo no es precisamente un ave fénix.

Lo que veo es una Arpía relamiéndose las heridas y afilando nuevamente las garras para retomar el control del mundo, si es que alguna vez lo había perdido.

Por qué veo una arpía donde otros ven un ave fénix?

No me refiero al señor Obama como arpía si no más bien al sistema que está tras de él y que si acaso, le permitirá hacer unos cambios cosméticos para paliar un poco el dolor y desesperanza de muchos y muchas en el mundo pero sobre en los Estados Unidos.

Es cierto, el señor Obama hará algunos cambios de tipo social para su pueblo como los cambios que pretende en el sistema de seguridad social y salud pública sin embargo es difícil creer que un solo hombre pueda cambiar todo un sistema que se la ha pasado generando pobreza y guerra a lo largo y ancho del mundo.

Porque para ellos, los dueños del sistema, ha resultado un excelente negocio generar eso, guerra y pobreza y lucrar con estas condiciones.

A nosotros que sufrimos a diario las consecuencias de las decisiones tomadas en Washington nos debe en realidad preocupar y debemos estar atentos a esto: ante el poderío del gran capital y de la industria armamentista el señor Obama ha guardado un disciplinado silencio que da pie a sospechosos sospechosísmos.

Los que creemos que el verdadero cambio no debe ser solo cosmético, o como decía Fox “cambio de jinete pero no de caballo” (que es lo que nos quieren vender por parte de los Estados Unidos con esta reciente elección federal allá), debemos estar atentos a que el señor Obama de muestras de verdadera voluntad política y realice cambios sustanciales y no solo superficiales en la forma en que los Estados Unidos se relaciona con el mundo y deje de actuar como el guía espiritual y adalid de las libertades que bien que sabemos que no son tales si vienen de parte de quien se comporta como un imperio.

Si, disfrutemos de la inspiración que nos infunden los discursos de Mr. Obama pero estemos atentos a las palabras e ideas que no aparecen en dichos discursos que esas son las que en realidad pesarán a la hora de tomar las decisiones importantes para el mundo.

Después de todo los que luchan y creen que otro mundo es posible somos nosotros …ellos, los imperialistas ya sabemos que es lo que quieren y el señor Obama creo que será un mejor presidente para los Estados Unidos de lo que ha sido Bush y para el resto del mundo esperemos que no sea lo mismo que el anterior, un emperador.”

Hasta aquí el artículo.

Ahora que hizo su discurso inaugral algunos de los apuntes a los que creo que debemos poner atención son:

Comenzó mal su discurso y su administración el señor Obama al agradecerle a Bush sus “servicios” prestados a los Estados Unidos.

Olvidémonos de una buena vez de algún intento de siquiera cuestionar las consecuencias de la criminal administración Bush.

Habló de la crisis financiera como si hubiera sido una cuestión fatalista venida del cielo y culpando a “algunos irresponsables” pero para nada habla de siquiera revisar la estructura que permite y fomenta este tipo de sistema que, en el colmo del absurdo, pone por encima de la economía real a los intereses financieros de grandes grupos y conglomerados sacrificando a los individuos en aras de mantener “sano” a dicho sistema financiero criminal.

Habla del mercado como generador de riqueza sic(?)

Qué el mercado no debe ser un instrumento de la economía real?

Luego retoma con fuerza la refundación del mito-dogma-ideología del destino manifiesto gringo erigiéndose como el presidente no de un país si no el presidente de todo el planeta asegurando que los estados unidos retomarán el “liderazgo” en el mundo.

Leyendo la historia podemos saber que cuando los gringos deciden ejercer dicho “liderazgo” en el mundo en los hechos esto se traduce en intervencionismo y sometimiento por la fuerza de los gobiernos y pueblos disidentes que no están dispuestos a cederle autoridad alguna a un “líder” que no eligieron.

Termina de manera demagógica y retórica honrando a sus héreoes y veteranos de guerra.

Siento una verdadera y profunda pena por todos aquellos que creen que Obama en realidad representa algún cambio.

Como dicen los chinos “es necesario un cambio para que todo siga igual”.

A Bush II no lo ablosverá la historia pero ya lo absolvió Obama con lo cual empieza mal su administración dando este mensaje de impunidad.

Una pena, de verdad.

La culpa y sus problemas

La culpa y sus problemas

Perla el día de hoy siente su belleza resaltar al levantarse por la mañana, decidida a hacer caso a su sentimiento, opta por vestir una falda de 10 cms. arriba de la rodilla en un intenso azul eléctrico y una blusa tipo ajustada al cuerpo color beige, combinando también estas prendas con zapatos y accesorios de colores que hacen buena empatía con su vestimenta. Una vez terminada de vestirse, está por salir de su hogar, a centímetros de la puerta cuando viene el inesperado grito: “¡A donde vas vestida así! ¡Pareces una piruja! ¿Qué acaso no tienes moral? Ponte inmediatamente algo más formal ¡Ninguna hija mía se va a vestir así!” A Perla la invade inmediatamente un sentimiento de rabia porque sabe que no es ninguna “piruja” pero hoy tenía ganas de vestir así.

¿Cuántos casos conozco como el de Perla? Uffff, decenas, me atrevo a decir que cientos.  Personas que dejan de hacer cosas que le agradan por el sentimiento de culpa o bien, que hacen otras que no les agradan por ese mismo sentimiento. Sin embargo ¿se ha preguntado usted, amable lector, de donde viene este sentimiento?

La culpa es un sentimiento que invade y no permite vivir en armonía con uno mismo. Creo que sabe a lo que me refiero amable lector: esa “conciencia”, ese sentimiento de “ahogo”, ese pensamiento que está todo el tiempo recriminando “X” o “Y” causa de que se hizo algo “mal”.

Sin embargo, la culpa ha sido asociada a otro término que, por siglos, le ha dado en la madre al ser humano: La moralidad. La “moralidad” no es algo intrínseco al ser humano, es decir, no es propio de el, sino es un invento. La moralidad cumple la función de hacer valer una “normalidad” impuesta por alguién más, es decir, es un invento para comportarse tal como y otra persona quiere que te comportes, aunque no te guste.  Que me equivoco estoy escuchando lejos, que la “moralidad” es para mantener una “sociedad”.

Pregúntese amable lector entonces qué ha hecho en nombre de la “moralidad”: ¿Qué ha dejado de vestir por esa moralidad? ¿Qué ha dejado de comer por esa moralidad? ¿A quién ha dejado de frecuentar por esa moralidad? ¿Qué pasatiempo ha dejado de practicar por esa moralidad? ¿Cuánto ha afectado su sexualidad esta misma moralidad?

Veálo en usted mismo amable lector: cosas, pasatiempos y personas que ha dejado por la “moralidad”.

A partir de los 60’s del siglo pasado se vino una contracultura para la moralidad: los “hippies” impulsaban una vida de amor y paz con sexualidad libre y permitiendo que escogieras tú mismo qué es lo que querías hacer, incluyendo a quién te querías llevar a la cama…… obviamente, varios grupos sociales, gobiernos y, sobre todo, religiones (ahorita hablamos de eso) pusieron “el grito en el cielo” por estos movimientos y no tardaron en descalificar a estos “hippies” como de “peligrosos”, “desadaptados”, “estúpidos” y demás linduras,  a tal grado llegó esta campaña que aún hoy decirle “hippie” a alguien es sinónimo de alguien desobligado, peligroso o tonto (¿a poco nunca han escuchado el clásico “pinche hippie“?).

Hoy, mundialmente, existen movimientos por impulsar esta “moralidad” (obviamente con su dosis de culpa) y llevarla a los más grandes niveles, gobierno incluído. En México actualmente tenemos 2 perfectos ejemplos: en fechas recientes, el gobierno de Quéretaro estaba impulsando una norma para PROHIBIR (háganme el grandísimo cabrón favor) que la gente se besara en público, también pedir limosna y prácticas de publicidad. Yo me atrevo a decirle a hicks (actual gobernador de querétaro) que si en su infancia no le dieron amor, ese es su pedo, pero los besos es un aspecto PROPIO del ser humano y es algo tan normal como comer o respirar, pero si su “moralidad” le impide ver a dos personas besarse, entonces cuando salga a la vía pública que salga con una venda en los ojos (ya trae una en el cerebro) porque no por el yo voy a dejar de mostrar mi afecto por mi pareja o mi familia cuando se me de mi regalada gana.

El otro ejemplo (y más grave) es el reciente encuentro mundial de “familias” (así, entre comillas) organizado por la iglesia católica en mi hermoso México donde se suscitaron (muy) desafortunadas declaraciones, que nos hacen ver los pensamientos retrógadas de los más altos ministros y obispos de esta religión: entre otras linduras, se abogó porque la mujer dejara de trabajar (ese es rol del “macho”), no vistiera ropa “provocativa” y que las personas de la comunidad homosexual se quedaran en sus casas y en la calle fueran “normales” (¿les suena algo de parecido con la ley que intentó implementar hicks en Querétaro?).

Estas (estúpidas) declaraciones nos hacen ver que poderosos grupos desean regresar esta “moralidad” ¿Porqué? Simple: es poder. El poder de hacer que la gente se comporte tal y como tú quieres. ¿No me cree amable lector? Pregúntese usted, si es hombre, cuántas veces ha querido mostrar su afecto a otras personas pero no lo ha hecho porque lo pueden tachar de “puto”, “mariquita”, “sentimental”, “maricon” y “mandilón” o, si es mujer, cuantas veces se ha detenido de decirle a su pareja como prefiere tener relaciones sexuales o cuando las quiere tener porque le puedan decir “puta”, “golosa” e “insaciable”. La moralidad ha impedido a muchísimas personas el desarrollarse totalmente en ciertos aspectos (sobre todo el sexual) o de mostrar su afecto por otros…… con todas las consecuencias que eso acarrea.

Hoy podemos ver las consecuencias de toda esta moralidad: Parejas que no se entienden sexualmente, padres que no les dicen a sus hijos que los aman, hombres y mujeres que dejan de usar ropa que les gusta, personas que desprecian a otros por su clase social y un sinfín de cosas más por una “moralidad” que, para rematar, ni siquiera es nuestra, sino mandato de alguién más.

Lo peor es lo último que acarrea la moralidad: la culpa. El sentimiento de que algo que nos gusta, algo que queremos hacer “está mal” y dejamos de hacerlo o de tenerlo “porque está mal”.

Amable lector: si usted ha dejado de decirle a su pareja, hijos, parientes o amigos que los ama o estima “porque el que dirán”, si usted ya no platica con su pareja de sus necesidades sexuales para llegar a un acuerdo, si ha dejado de vestirse como le gusta, si ha dejado de un lado pasatiempos que le agradaban, si ha dejado de frecuentar amigos que no le agradan a alguien más, si ha dejado de verse al espejo y decirse que vale la pena…………. y todo eso lo ha hecho por la “moral” y la culpa, recuerde que todo eso lo está haciendo por alguien más a quien ni siquiera conoce, porque la moral no es del ser humano: es sólo una herramienta de control.

obama

abucheado

Sale el nefasto y llega el esperado y laureado héroe que sacará a todos los bueyes de la barranca.

Llega, no en blanco corcel ni enfundado en destellante armadura sino en traje sastre y a pie. Barack Obama llega a la Casa Blanca y la esperanza de Fecal y muchos otros están puestas en las espaldas de quien será el primer gobernante de color un poco más moreno que el acostumbrado en ejercer el máximo cargo del país de las barras y las estrellas.

Todo es expectación y no es para menos. La crisis económica gringa que ahora es cruda mundial monumental ha puesto a más de uno con el Jesús en la boca y ahora hasta santo lo van a querer hacer; Barack Obama carga sobre su ser las esperanzas y anhelos no sólo de sus conciudadanos sino de israelíes y palestinos, de ingleses y españoles, iraquíes y paquistaníes, venezolanos y colombianos, empresarios y desempleados, deudores y acreedores; todos ellos juntitos se apretujan en una loza que está atada sobre los hombros del 44avo presidente gringo. También se han encaramado en esa piedra los narcos mexicanos y Fecal.

Sobre los penúltimos, como los escorpiones que son (por naturaleza, un escorpión es peligroso, muy peligroso) Obama tendrá que destinar, forzosamente, un poco de su tiempo en atender a estos insignes caballeros –y damas, pues no dudo ni por un momento que la equidad de sexo aquí también se hace presente-

Falta solamente mencionar al último de la lista; Fecal y el resto de su gabinete. Todos ellos ya prendieron su veladora y estarán al pendiente de la toma de posesión de este nuevo Pípila Norteamericano. El problema es que no es en la toma de posesión en donde se habrán de resolver los problemas del mundo sino en las reuniones venideras y las acciones consecuentes. Lo malo para nosotros, los mexicanos, es que FeCal le apostó a McKain y lo dijo públicamente. Si algo tengo muy presente de la mentalidad de los gringos es esa frase de McArthur “Volveré” y ya ven, regresó y puso como lazo de cochino a los japoneses que alguna vez se burlaron de él.

Etiquetas: , ,