No hay vacantes!

De credenciales de elector.

Posted on: enero 12, 2009

En malísima hora fui a extraviar mi credencial para votar.

En lo personal me importa (ya) un pepino si voto o no en las próximas elecciones; con un IFE gandalla, inepto y parcial lo de menos es que efectivamente mi voto y el de mis conciudadanos sea respetado y no salgan esos monigotes como en 2006 con alguna mafufada cuyo presidente podrá justificar y explicar a los dos años; Ugalde dixit.

El quid del asunto es que la mica en cuestión es el referente para que tu identidad quede debidamente comprobada y los trámites que realices sean escrupulosamente registrados. Oh sí, amable e hipotético lector, la credencial para votar del IFE con su número de registro es la clave que el Ominoso Sistema Binario y Tecnológico requiere para seguirte la huella de todas tus actividades y movimientos. Ya sea que cobres un cheque, que realices una solicitud de crédito, que compres a plazos o que tengas que identificarte en cualquier trámite burocrático de los gobiernos municipales, estatales o federales la situación es la misma: es imperativo que presentes el plastiquito aquél para que tu trámite prosiga, cualquier otro medio de identificación es casi siempre rechazado.

Cuando se inició el nuevo sistema de credencialización, allá por el lejano 1988 con sus credenciales en color fiucsa, mi lugar de residencia era un paraje sin orden ni concierto en donde las casitas de 4*4metros se apretujaban unas con otras formando verdaderos conglomerados laberínticos e informes, sin vialidades ni mayores referencias para localización que las paradas –sitios en donde las pipas de agua de la Delegación surtían periódicamente el vital líquido para esos habitantes que allí les tocó vivir. En ese lugar hice uno de los tantos trabajos de investigación social y por lo tanto, la orden censal de los Césares Mexicanos me obligó a dejar mis datos registrados en este punto de la geografía nacional. La nostalgia y la conveniencia de mantener discrecionalmente reservado mi domicilio me hicieron no cambiar jamás aquella mica y al sustituirla por la que ya tenía la foto y huella integradas, lo único que cambió fue mi año de registro pues mis datos y el entorno de la comunidad seguían siendo los de los años precedentes: Calle Sin nombre Sin número Colonia nnnnnn. A la postre, esto me ocasionaría más de un problema con mi lugar de residencia al momento de comprobar dónde era que vivía pero eso era lo de menos, la principal ventaja había sido que la propaganda de no sé cuánto político y política nunca llegó a mi domicilio ni mucho menos la de empresas que me vendían carros, casas, muebles o libros con selecciones para redactores indigestos o algo así.

En algunas ocasiones el que mi domicilio no se identificara al igual que mi rostro era motivo más que suficiente para que en las oficinas del MP o Juzgados me quisieran rechazar la credencial como medio de identificación; poco tiempo después, hasta las cajeras y cajeros de los bancos lo intentaban y siempre recibieron la misma observación: ¿Es mi rostro o mi domicilio el que necesitas identificar?

Pues bien, que seguramente he hecho enojar a los Dioses del Subsuelo porque por más que busqué y rebusqué entre mis diversos documentos no pude dar con la credencial en cuestión. ¡O tempora¡ ¡O mores! Justo ahora cuando el 20% de los mexicanos todavía cuentan con una mica anterior y justo en estos momentos cuando el límite para hacer cualquier cambio finaliza en 3 días. Conociendo como conozco al IFE y sus módulos, ni modo, a levantarse muy temprano.

A las 4:30Hrs estaba formado junto con otras 8 personas que tuvieron la misma idea de desmañanarse que yo; eran las 9:00Hrs cuando se abrieron las puertas del módulo del IFE y eran las 10:30 cuando finalicé mi trámite. Ahora a esperar 30 días para que me entreguen la nueva mica que me permita vivir en la democracia, ser rastreado como antaño y lo peor, formar parte de una base de datos que quién sabe qué otros usos le han de dar amén de distribuirlas a los representantes de los partidos políticos para que sus integrantes puedan mandarme cartitas basura diciendo porqué debo votar por tal o cual persona o peor aún, agradeciendo el que haya votado por ellos o ellas y eso que el sufragio es secreto.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


  • Ninguna
  • Yamir De Jesús: Si fuera veras y bien documentado dicho libro y no mitos que muchos mexicanos se tragan te apoyaria
  • exram: Y es que desvian la critica al sistema que con tal de la ganancia no le preocupa el medio ambiente, al ser humano que no le preocupa el medio ambiente
  • eoz: Ya siento que te quiero!!
A %d blogueros les gusta esto: