No hay vacantes!

Te presento a tu nuevo jefe.

Posted on: junio 17, 2009

Cuántas veces, en la vida laboral de cada uno de nosotros, hemos escuchado estas palabras. En este contexto, la respuesta a esta interrogante variará en función de los lugares, empresas, actividades y crisis particular o globalmente abarcadoras; factores, todos ellos que hacen, en mi caso, que el número de ocasiones sea muy, muy, grande. Ahora bien, la consigna popular expresa que no hay mal que por bien no venga y muchas veces nos aferramos a esta creencia en aras de mantener el espíritu optimista aún cuando ves a tu alrededor que las cosas están francamente como para llorar o preparar tus propias pertenencias de cara a un eventual cese en tu trabajo (poner las barbas a remojar, en términos coloquiales).

En anterior aportación, he narrado alguna de mis experiencias acerca de lo que se siente ser notificado acerca del fin de la carrera laboral en cierta dependencia gubernamental cuyo nombre ya no merece la pena recordar. Pues bien, tras la polémica partida del que horas antes era tu superior jerárquico viene la incertidumbre: ¿Quién es el nuevo jefe?; ¿De dónde viene?; ¿Qué hace?; ¿Viene solo o trae equipo? ¿Cuál será la línea? Las horas pasan y del sujeto aludido ni sus luces; que está en reunión, que está en recorrido, que ya está pidiendo cuentas, etc. y mientras tanto, en las oficinas “Radio Pasillo” emite los últimos boletines y todos ellos contradictorios e infundados, al fin de cuentas es “Radio Pasillo”. Han pasado 24 horas y ninguna noticia del nuevo jefe. Mal asunto, pues si al anterior casi no se le veía en su despacho, la ausencia del nuevo implica que la rutina será la misma, es decir, cada quién haciendo como que hace y el trabajo administrativo y operativo mientras se acumula y acumula y acumula, total “ego sumus burocratas”.

Es el tercer día desde la designación del nuevo jerarca y no han pasado 30 minutos desde el inicio de la jornada laboral cuando la secretaria del patrón pronuncia mi nombre:

-La Lic. Fulana de Tal quiere verte. Que pases. Inmediatamente.

.

.

.

-¿Desea algo?

-Sí. Soy Fulana de Tal y a partir del lunes estoy a cargo de este desmadre y la consigna del Lic. Sutano es poner todo este muladar en orden… ¿Cuáles son tus funciones aquí?

Salí bien librado, sólo me tocaron los calificativos despectivos con relación a cómo es que perciben los jefazos la situación y no tanto el propio desempeño laboral; pero no canto victoria, los años de experiencia acumulada me han enseñado que nunca es bueno confiarse cuando el jefe nuevo te está observando. Si, eres uno de los bichos raros que han hecho posible el “desmadre” y por ende no te salvarás de la ira de los dioses, llegado el caso.

Los días pasan y la mala nueva recorre otra vez toda la Secretaría; ahora le ha tocado el turno de ser echado de patitas en la calle al Subsecretario Mengano y toda su gente. En menos de 30 días otros 120 puestos de estructura que cambian de titular mientras que nuestro líder moral ya debe andar haciendo campaña por todo el país.

No ha pasado más de una semana y la tensión se ha instalado por todos lados; de repente, todo mundo tiene algo qué hacer y lo hace de prisa, bien y a la primera. Los errores no son tolerados y la nueva política de reemplazo de plazas es simplemente intimidatoria. Sin decir “agua va” cada inicio o fin de quincena se producen ceses y nuevos nombramientos; muy mal asunto y el chascarrillo en los pasillos se refiere a que te sientes como cochinito en matadero; de que te darán chicharrón, te lo darán y sólo es cuestión de que llegue la fecha “A toda capillita le llega su fiesterita”, dice el refrán.

Y es que en esos aciagos días, los recortes, reacomodos y enroques fueron a todo lo largo y ancho de la Dependencia y no se respetaron ni plazas, bases o fueros. Todo mundo fue objeto de una política laboral de terror y nadie se salvó. Ni siquiera el Secretario de la Dependencia, cuya destitución significó que todo estaba perdido y nadie quedaba a salvo de los caprichos de los nuevos poderosos que se acomodaban y que querían todo el pastel para ellos. Depredadores, decían unos, hambreados, decíamos los demás y yo recordaba aquel pensamiento sobre los bárbaros a la entrada de la ciudad.

-¿Qué esperamos congregados en el foro?

Es a los bárbaros que hoy llegan.

-¿Por qué esta inacción en el Senado?

¿Por qué están ahí sentados sin legislar los Senadores?

Porque hoy llegarán los bárbaros.

¿Qué leyes van a hacer los senadores?

Ya legislarán, cuando lleguen, los bárbaros.

-¿Por qué nuestro emperador madrugó tanto

y en su trono, a la puerta mayor de la ciudad,

está sentado, solemne y ciñendo su corona?

Porque hoy llegarán los bárbaros.

Y el emperador espera para dar

a su jefe la acogida. Incluso preparó,

para entregárselo, un pergamino. En él

muchos títulos y dignidades hay escritos.

-¿Por qué nuestros dos cónsules y pretores salieron

hoy con rojas togas bordadas;

por qué llevan brazaletes con tantas amatistas

y anillos engastados y esmeraldas rutilantes;

por qué empuñan hoy preciosos báculos

en plata y oro magníficamente cincelados?

Porque hoy llegarán los bárbaros;

y espectáculos así deslumbran a los bárbaros.


-¿Por qué no a acuden, como siempre, los ilustres oradores

a echar sus discursos y decir sus cosas?

Porque hoy llegarán los bárbaros y

les fastidian la elocuencia y los discursos.

-¿Por qué empieza de pronto este desconcierto

y confusión? (¡Qué graves se han vuelto los rostros!)

¿Por qué calles y plazas aprisa se vacían

y todos vuelven a casa compungidos?

Porque se hizo de noche y los bárbaros no llegaron.

Algunos han venido de las fronteras

y contado que los bárbaros no existen.

¿Y qué va a ser de nosotros ahora sin bárbaros?

Esta gente, al fin y al cabo, era una solución.

Anuncios
Etiquetas: ,

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


  • Ninguna
  • Yamir De Jesús: Si fuera veras y bien documentado dicho libro y no mitos que muchos mexicanos se tragan te apoyaria
  • exram: Y es que desvian la critica al sistema que con tal de la ganancia no le preocupa el medio ambiente, al ser humano que no le preocupa el medio ambiente
  • eoz: Ya siento que te quiero!!
A %d blogueros les gusta esto: