No hay vacantes!

Guerra de Crueles

Posted on: julio 21, 2009

Los sicaros estaban a gusto tomando cerveza y llenando sus fosas nasales con coca. Ellos, acostumbrados a matar y a llevarse por delante a cualquiera que les estorbara, estaban inusualmente tensos. El trabajo que tenían por delante, a pesar que es cosa de todos los días, los ponia en estado de alerta a pesar de la inocencia de los secuestrados. Ellos, acostumbrados a convivir con hijos de la chingada, al ver los ojos de los hijos de Dios, se cohibian y preferian mirar a otro lado.

Uno de ellos, Moisés, llevaba en su cuello una estampa de la Virgen de Guadalupe y, curiosamente, su entrada al mundo de la violencia fue a causa de su fe: hace cuatro años, después de la fiesta patronal que en su pueblo festejaban cada 12 de diciembre, se encontró a dos testigos de Jehová, que lo primero que le dijeron al verlo fue “Usted ha leído la Biblia últimamente”; el no acertó a responder a causa de tanto alcohol bebido y decidió a escucharlos, esperando que su discurso le bajara la borrachera. Cantidades de citas y parábolas escuchó durante media hora, hasta que preguntó con candidéz “Entra en su religión la virgen de Guadalupe”. Uno de ellos respondió “Esa cosa es farsa del Satán”. Moisés se le bajó la borrachera y con el machete de su zafra, mató a los dos cortandoles la cabeza. Ahí empezó su carrera como sicario.

Moisés podían hacerle cualquier cosa y entendía que eran cosas de la profesión en que la máxima es “Los chingas o te chingan”. Pero en este caso es diferente, porque eran dos niños, hijos del principal proveedor de droga en la región y la intención no era pedir rescate. Era matarlos.

Le molestaba el meter a gente inocente en esta guerra de crueles, pero solo obedecía órdenes y el, personalmente lo tenía que hacer. Siempre fue el más cruel, pero dentro de eso, sabía que la mejor manera de lograr la redención, es rezar por el alma del difunto y explicarle a su virgencita que si lo hacía, era para darle mejor vida a su madre y sus hermanos, que gracias a lo que ganaba, iban a la universidad y casa propia.

Estaba en sus meditaciones cuando escuchó el sonido de su teléfono celular. Era un número privado que cuando contestó, solo escuchó la palabra que tanto temía “Ya”. Colgó y cuando tomó su pistola, volvió a escuchar el celular y contestó; escuchó la misma voz que hace unos segundos le dió la orden y le dijo “Primero quiero que les moches la manos y los pies, les tomas unas fotos para mandarselos a ese hijo de la chingada y déjalos que mueran en su moronga”. Colgó.

Moises se encabrón y estuvo a punto de marcarle para decirle que no la chingara, que eran niños y una cosa es los problemas entre ellos, pero no hacer chingaderas con niños que ni van ni vienen. Pero recordó a su madre y a sus hermanitos. Llorando, sacó de la bolsa, el machete con que mató a los testigos hace tiempo.

Llamó a Ramón, el segundo al mando y pidió que lo acompañara con la cámara. Los dos entraron y sin tomar respiro, a cada uno les cortó a machetazos sus manos y pies. Llorando y pidiendo piedad, los niños suplicaban y preguntaban que habían hecho y suplicaban a su papá.

Moisés le dijo a Ramón que tomara fotos de la carnicería y que las mandara vía correo electrónico al patrón.

Moisés se encerró en el baño y lloró. Rezó por el alma de ellos y suplicó por los suyos.

Después de un rato, se tranquilizó y solo musitó: “Al fin y al cabo, ni parientes eran”.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


  • Ninguna
  • Yamir De Jesús: Si fuera veras y bien documentado dicho libro y no mitos que muchos mexicanos se tragan te apoyaria
  • exram: Y es que desvian la critica al sistema que con tal de la ganancia no le preocupa el medio ambiente, al ser humano que no le preocupa el medio ambiente
  • eoz: Ya siento que te quiero!!
A %d blogueros les gusta esto: