No hay vacantes!

Archive for diciembre 2008

feliz2009

Bonita semana, para muchos es la mejor semana del año, para otros es especialmente de pesadilla, la navidad, ya nadie se cree el cuento de que ese día nació Jesús, nah, pero es una época relativamente buena, pero este año tendrá una característica muy particular, puede ser la ultima de un decadente sistema donde los mercados fallaron, necesariamente el próximo año tendremos que cambiar, si no lo hacemos entonces no merecemos ser considera una especie inteligente.

La gente asiste a reuniones de fin de año, musica de la Sonora Santanera ameniza un ambiente raro, las personas parecen felices, pero solo por fuera, hay preocupación en sus adentros, este año fue malo, percepción general, pero el próximo sera peor, vaticino nada difícil, fiestas extrañas donde los únicos que parecen no darse cuenta son los infantes que corretean una piñata, juegan con luces multicolores o se deleitan hablando de los regalos que les traerá Pedro Armendariz, perdón Santa Clos este año, pero mas extraña son las fiestas de los billones que el buen Madox se ha birlado, 50, ni uno mas, ni uno menos, con eso se rescatarían 3 grandes empresas automotrices, dos bancos y en buena medida alcanzaría justo para indemnizar a un periodista iraqui torturado de no ser porque tuvo la graciosa ocurrencia de llamar perro y lanzarse sus zapatos chinos de 5 dolares a la cabeza del peor genocida y violador de los DDHH del mundo, claro cuando digo del mundo me refiero a el mundo menos los Estados Unidos de Norteamerica, pero no, un millón de dolares de fianza y este sistema extraño te dejara pasar la navidad al lado de tu familia, un buen abogado y chanza un alegato de incertidumbre financiera marcado en la clausula 32 del contrato de prestación de servicios financieros donde se estipula que puedes perder tu dinero sin prejuicio para el asesor comercial, clausula muy común, tanto que tu afore perdió la mitad de su valor, campantemente, tan campante como el alcaide cuando anuncia la preliberación de un pobre hombre que tuvo la mala suerte de robarse un Max Steel como único regalo de navidad para su pequeño hijo, nuestro representante popular ha anunciado con bombo y platillo que llego a un arreglo con el empresario afectado para que otorgue el perdón jurídico, y que de su bolsillo (coño, no faltaba mas), le dará una feliz navidad a ese hombre y a su pequeño hijo, claro 312 mil calacas de sueldo y aguinaldo lo hacen a uno magnánimo y buen samaritano.

Un sistema raro, un mundo raro y unas raras fiestas, eso si felices y con regalos algo poco convencionales, digo, quien regala un chaleco antibalas y cascos antibalisticos para navidad y año nuevo, alguien muy practico me dijo Don Mefis, alguien que sabe que 10 minutos antes de las doce del 24 y del 31, debe meterse a su bunker y esperar rogándole a dios que ninguna bala entre preguntando por el, contando los segundos hasta que los narcos anuncien el fin de la ocurrencia carraqueando las campanas de catedral, que con peculiar sonidos anuncia a la población que han sobrevivido un año mas.

Un preludio de lo que amenaza ser una tormenta muy, pero muy buena.

Durante años se ha venido fraguando, lenta, sistematicamente un nuevo orden, un nuevo esquema donde no importas, donde solo vales lo que tienes, donde mas te vale encuadrar en el perfil o conformarte con las migajas, eso si, quietecito y aplaudiendo cuando un letrero de enorme letras rojas asi te lo indique al encenderse, nunca antes, nunca despues, solo cuando el letrero lo indique, sin olvidar que debe ser de manera ritmica, pausa y en armonia con los otros iguales que tu, que en animosas filas tratan de tratan de mostrar una realidad que no es, pero como si asi lo pareciera.

Bello esquema donde la constante pareciera ser que todo se tasa conforme al abolengo, donde tu alcurnia debe ser comprobable y veridica en las últimas tres generaciones, no una ni dos, tres minimo, a las fortunas de nuevo cuño les cuesta incursionar en estos anillos del estrato social a menos claro que seas un capo que imponga su presencia en las fiestas de sociedad en base al temor que impone una dulce venganza.

Fiestas nada amenas, donde las tertulias hablan de lo dificil que sera el nuevo año, donde se habla del terrorismo desde un angulo tan bizarro por lo ajenos que estan donde empiezan a preocupar en algunos la libertad de los otros y donde se añora cada dia mas los tiempos previos a la cristiada y donde mas de un envalentonado recuerda con añoranza las glorias de los viejos imperios.

Donde se habla de las tendencias, ya no se habla del cambio climatico, ese fake ya paso de moda, lo actual es la violencia, el temor cerval que les recorre la espalda por una violencia desmedida, un azote de dios y la preocupacion que les causa el que cada dia les cuesta mas y mas poder pagar sus guardias y sus sistemas de seguridad.

Tendencias lamentables de crisis sociales en Grecia por la muerte de un jovencito revoltoso, tragedia y luto les provoca la muerte de un joven, solo si su apellido es Martí y fue victima de la delincuencia, la muerte de otro joven en manos de la polícia es generalmente un acto de estricta aplicación del estado de derecho, hagase señor tu voluntad en los bueyes de mi compadre, amen.

Violencia, y mas violencia, respaldo total al presidente en turno en su guerra al narco, apoyo a los encargados de la cartera de seguridad, no importa que la mitad de los polícias esten en la nomina del crimen, añoranza al recurdo, porque te moriste Ivan, tu eras el elegido.

Los efectos siempre, olvidando las causas, ellos no son culpables de su buena estrella, ni deberan ser jamas señalados por la desgracia del pueblo, ellos son los empresarios no los gobernantes, patricios que festejan 4.23 pesos de aumento, porque asi sera la inflación el proximo año.

Felices por haber entregado los aguinaldos antes de las fechas, hay que contribuir a mejorar el consumo, es tiempo de fiesta y la melancolia se olvida comprando, funciona para ellos, bueno, tal vez funcione para los demas.

Violencia, inseguridad, de quien es la culpa, de ellos no, ellos crean fuentes de ingresos para las familias mexicanas, ellos tratan bien a sus empleados, no somos oligarcas gritan en señal de protesta, la culpa tampoco es del presidente, el esta trabajando para el bien del país, de quien entonces, de aquellos que no trabajan y que solo bloquean, de los
cuestionan y no suman, de los que no se han adaptado al sistema de libre mercado, ahí estan las oportunidades, no es culpa nuestra, no señor, no lo es.

Mea culpa es, y solo en un hipotetico caso, mantener mi status quo, pero trabajo y contribuyo, nadie puede señalarme, asi es el mercado, ahogo mi conciencia y no escucho a los lejos las voces de los inconformes que pide una repartición, pongansen a trabajar, empiezen desde abajo como lo hizo mi abuelo hace 60 años cuando vino huyendo del franquismo, flojoy comodinos, la culpa es suya no nuestra.

Y a los lejos retumban las balas, balas no de paz, balas no de justicia, eso es una falacia existencial de rojillo trasnochado, son los gritos de una bestia salida del mismisimo infierno, se llama violencia, una vil animal que nosotros alimentamos durante muchos años y que ahora se niegan a creer en el, lo he visto crecer, lo alimente y lo consenti, lo pasaba a la sala y lo deje retozar, nunca tuve el valor de dejarlo afuera o echarlo al patio, lo anide, porque asi me convenia, y ahora desde mi montaña lo veo, rogando al señor que mis muros sean lo suficientemente altos para que no los pueda franquear, que sean lo suficientemente fuertes para que no los pueda derribar.

Rogandole a dios que le ponga fin a este pequeño caos, ahora que aun tiene solución, por eso le ruego a la Santisima Virgen de Guadalupe, a la patrona de este pueblo para que ella pare lo que yo nunca quize parar.

Un pequeño caos, que amenaza la tranquilidad de muchos, un pequeño caos que amenaza la existencia misma de la gente, un pequeño caos que mis bellos ojos tristes, que son mios, son bellos y no tienen nada de tristes, contemplan en espera de intervención, no divina, humana y decidida para ver hasta donde puede llegar la estupidez humana.

La navidad está hecha para que los suicidas se relaman los bigotes preparando el festín de su tragedia.

Gonzalo fue un hombre normal, con vida normal, pareja normal, hijos normales, trabajo normal y sexo normal como cualquier burócrata aspira.

Sin embargo, su navidad fue el mejor pretexto para realizar su más caro sueño: pasar a la posteridad como el asesino más original.

Así que durmió a sus hijas y a su esposa por medio de una oportuna medicina suministrada como ponche de frutas. Las amarró cada una en su respectiva silla favorita. Al despertar cada una de ellas, les propinaba bofetadas hasta que sangran para que no gritaran ni mucho menos preguntaran estupideces como “¿De qué se trata esto”.

Aun con eso, no podía callarlas. Así que se tomó la molestia de cortarles a la lengua con el cuchillo pastelero porque que no se callaban. El dolor de su esposa y sus tres hijas era inmenso y aún así, trataban con señas de disuadirlo.

Al servirles la cena, horrorizadas observaron que el menú consistía en veneno para ratas y arsénico. Las obligó a tomar sus sagrados alimentos y sentado, escuchando la sinfonietta de Ianasek, miró como se retorcian de dolor hasta que murieron sin saber el motivo para que el ser que creían que era el protector de sus vidas, se las arrebató.

Duró un rato disfrutando su vino tinto hasta que llamó a la policía denunciando un asesino serial que mató a una familia sin más motivo que echar a perder la navidad a sus suegros, que no tardarían en llegar a su casa.

En una servilleta escribió: “Me gusta ser El Grinch”

 

Luces  por doquier, tarjetas amables, regalos, buenos deseos, buenas intensiones, gastos extremos  e innecesarios, posadas, quincenas, aguinaldos, cajas de ahorro,  vacaciones, fiestas, brindis, y lo que menos podía faltar: asaltos.

El lunes me toco a mi, mama siempre me decía no llegues tarde que te pueden asaltar, desgraciadamente este no fue  mi primer asalto y peor aun no venia de una fiesta. Ya no hay tanta gente en las calles por las vacaciones o yo que se también ha bajado el trafico y no tanto el frio, saliendo de mi casa como todos los días, tengo que caminar un par de cuadras para tomar mi combi rumbo al metro y llegar al trabajo, a cuadra y media vi en la esquina a un tipo sospechoso, pero no le di mucha importancia seguí caminando rápido pues ya era un poco tarde y casi podía escuchar a mi jefe:  la próxima ves que llegues tarde si te regreso.  Vi que el tipo se acercaba a mi y  estando como a dos metros frente a mi saco una pistola plateada como de 25 cm  se veía verdadera (hoy en día hay  ladrones que suelen usar de juguetes solo para asustar) en ese momento no me espante mas bien resignada le dije

-¿que quieres? Fue lo único que se me ocurrió

A punta de groserías – dame todo lo que traigas-

Saque  el único billete que traía de $100.00 de la bolsa y se lo di  tratando de seguir caminando pues ya estaba cerca de una avenida principal

-dije todo, ¿que mas traes? ¡Dame el celular no te hagas pendeja! Buscando con la mirada que mas había en mi bolsa

Al momento de sacar el billete sonaron unas monedas que a lo mucho eran quince pesos las saque para que viera que no era mucho y  le dije que eso era para mi pasaje., ya también groseramente pues me enojaron sus palabras y su cobardía.

-a ver hija de tu puta madre dame el celular o te quito toda la bolsa-

-¡ni que fuéramos hermanos cabron, no te lo voy a dar ya te di todo lo que traía ya vete!- respondió mi coraje y por dentro arrepentida de mis palabras pensé en las miles de veces que he recomendado ceder y dar todas las posesiones materiales  a estos brutos,  pues estas podrían enojarle mucho mas y saldría todavía peor para mi pues aparte de que la fuerza de un hombre no se compara con la de una mujer yo soy una mujer de baja estatura y el era un hombre  armado, aunque yo dudara si la pistola traía balas un solo golpe hubiera sido suficiente para vencerme. El celular y las llaves del trabajo  era lo único que traía en mi bolsa así que  decidí entregar el celular cuando el desesperado e indeciso dijo

-dicen que ya no tienen miedo pero a ver si después de un tiro la piensan mas, regrésate caminando por donde venias sin voltear-

¿Qué puedo hacer? tocar una puerta, correr, no NADA no se puede hacer nada ante estas ya tan cotidianas experiencias, no es la primera ves que me asaltan y tristemente se que no será la ultima, y es que no es tanto por las cosas que nos puedan quitar el enojo esta en que son nuestras cosas, no podemos soportar la agresión verbal y emocional pero al contrario como bien decía el tipejo este ya estamos  tan acostumbrados que ya no es miedo el que tenemos es enojo y coraje.

Todo afortunadamente quedo ahí, pues el tipo no pudo mas porque vio que se acercaba un señor a la avenida, corriendo atravesó la avenida y se perdió,  y yo al igual que cualquier otro … a trabajar, eso si me dio un dolor de estomago horrible del coraje pero esto a quien le importa.

fotos-070508-028

“Mi nombre es Ixca Cienfuegos. Nací y vivo en México D.F. Esto no es grave. En México no hay tragedia: todo se vuelve afrenta. Afrenta, esta sangre que me punza como filo de maguey. Afrenta, mi parálisis desenfrenada que todas las auroras tiñe de coágulos. Y mi eterno salto mortal hacia mañana. Juego, acción, fe -día a día, no sólo el día del premio o del castigo: veo mis poros oscuros y sé que me lo vedaron abajo, abajo, en el fondo del lecho del valle.”

Carlos Fuentes.

Aunque así inicia la novela del gran Fuentes, yo postulo que la imagen que ves arriba, hipotético lector, no era la que tenía en mente el celebérrimo autor cuando escribió el libro.


¿Qué son los celos?  Pienso que se siente inferior. Estás utilizando la palabra incorrecta. Piensa que eres una diosa y que él es despreciable. ¿Es así? Entonces no son celos!

Que también es una manera de manipular a la gente — hacerlos muy importantes. Es una especie de estrategia, un viaje muy parasitario. Cuando engrandeces a alguien, tienes poder sobre la persona porque está en tu poder ahora engrandecerlo o rechazarlo. Si cualquiera — por ejemplo, —tu pareja te pone muy arriba en un pedestal, piensas que te está dando poder. Pero él también se está volviendo poderoso, porque solamente él puede ponerte en ese pedestal, nadie más. Y lo sabe — que tendrás que depender de él pues de otra manera no estarás en el pedestal; serás una mujer común y corriente ¡Te ha endiosado! Es una estrategia muy muy sutil para tener control sobre tí.

Al estar dependiendo de tí, hace que dependas de él. Y disfrutas del viaje — de que él te está engrandeciendo. Cuando disfrutas del viaje, tienes que cumplir algunas condiciones. Este es el truco; es muy antiguo. El macho no lo ha inventado; es muy antiguo.

El hombre ha puesto siempre a la mujer en un pedestal de modo que ella no puede bajarse. El hombre o ha adorado a la mujer o la ha condenado. O ella es un gusano que se arrastra por la tierra o es una diosa, pero nunca la considera igual a él., eso es peligroso. Ambos están muy bien—o ella está muy alto en el cielo, intocable, o está muy abajo, otra vez intocable, pero ella nunca es igual. Cuando una mujer está muy por debajo puede ser reprimida, castigada por algo que el hombre siente que es incorrecto. O es una diosa; entonces puede ser lanzada del pedestal —que es también una especie de castigo.

Pero la mujer necesita ser igual al hombre —ni más abajo ni más arriba— y para esto el hombre no está listo, porque ser igual al otro significa que no puedes controlarla más. No puedes controlar a alguien igual. Puedes controlar lo de abajo y lo de arriba, pero la persona igual es libre; lo que es igual es igual.

Entonces bájate del pedestal. Sólo dile que eres un ser humano, no una diosa. ¿Ahora qué estás haciendo? — debes estar fingiendo ser una diosa, entonces estás cooperando con él. ¡No cooperes! Simplemente dile, “Soy una mujer común y corriente así como lo eres tú. No deseo ser adorada como una diosa. Tengo toda clase de deseos como cualquier mujer los tiene. Soy simplemente común y corriente.” Bájate del pedestal antes que él te lanze, simplemente bájate. Te sentirás bien y lo aliviarás a él también.

Si no puede amarte, entonces encontrará a otra mujer a quien pueda ponerla en un pedestal y adorarla. Puede estar necesitando una madre y no una amada; entonces ése es su asunto. Pero tú bájate del pedestal. Nunca permitas que alguien te ponga en lo alto, de lo contrario te manipulará. Te dirá, “te he puesto muy en alto — ahora tienes que seguirme. No lo hagas; esto no te conviene. No hagas eso; eso está por debajo de tí. Guarda tu status.”

Gozas del status pero entonces te sientes aterrorizada. Quisieras ser un ser humano vivo. Estás intentando hacer dos cosas contradictorias. Si deseas ser una mujer total, una verdadera mujer, entonces bájate del pedestal. Todos los pedestales son como una enfermedad que llamo “pedestalitis”.

Bájate y dile que no te vas a convertir en una diosa. Sé natural y auténtica y lo que suceda tiene que ser aceptado. Si te deja, es su asunto. Si permanece contigo, estarás más libre; él estará más libre. Y esto le ayudará también a él… porque él también está equivocado. Nunca será feliz. Primero pones a una mujer en un pedestal; entonces no puedes hacerle el amor. ¿Cómo puedes hacerle el amor a una diosa?. No puedes hacerle el amor a tu madre y tienes que engrandecerla como a una madre, a una madre superiora. Entonces no puedes hacerle el amor, o aún si lo haces, te sentirás culpable. Él no será feliz, porque se sentirá continuamente inferior, él te ha hecho superior.

Dile “soy sólo una mujer común y corriente. No deseo ninguna otra clase de respeto.” ¡Ese es el respeto más grande que podemos otorgar como seres humanos! Eso ayudará.



  • Ninguna
  • Yamir De Jesús: Si fuera veras y bien documentado dicho libro y no mitos que muchos mexicanos se tragan te apoyaria
  • exram: Y es que desvian la critica al sistema que con tal de la ganancia no le preocupa el medio ambiente, al ser humano que no le preocupa el medio ambiente
  • eoz: Ya siento que te quiero!!